Biomas

¿Qué es un bioma?

Bioma es el nombre que recibe un ecosistema en el medio terrestre. Cada bioma se caracteriza por una variedad de vegetación y animales determinados, creando una conexión de interdepencia con la zona que habita. Para determinar el tipo de bioma se tiene especialmente en consideración la flora, ya que es estable en un territorio y se convierte en una característica de la zona.

Tipos de biomas del mundo

Para dividir los biomas en distintos grupos es esencial tener en cuenta su situación geográfica, tanto la latitud como la altitud, ya que es a partir de estos conceptos que depende el clima y la temperatura. Otro elemento que los va a diferenciar son las precipitaciones. Por tanto, los biomas habitualmente van a estar caracterizados por unas temperaturas mínimas y altas y de una media anual de precipitaciones. Se ubican desde el polo hasta el ecuador.

Según estas características, los biomas pueden ser clasificados de la siguiente forma:

  • Tundra
  • Desierto
  • Pradera y sabana
  • Taiga
  • Bosque caducifolio
  • Bosque mediterráneo
  • Selva tropical
  • Ecosistemas acuáticos

Tundra

La tundra es el bioma que se ha adaptado a las temperaturas más frías. Es hostil para las formas vivas debido al suelo cubierto por nieve o hielo, especialmente en zonas con latitudes extremas árticas y antárticas o en cimas montañosas cubiertas también por hielo perpetuamente. Se ubica en el hemisferio norte de Rusia, Alaska, Canadá, Europa y sur de Groenlandia.

Dentro del bioma de la tundra hay otras zonas que se caracterizan por estar más alejadas de hielo, y en algunos casos, también más cerca del mar, por lo que con ambos factores el clima se suaviza y la vegetación es más abundante.

El clima de la tundra, por lo general tiene una estación invernal fuerte con temperaturas de hasta -30º C durante unos nueve meses. El resto del año tiene una estación estival que puede alcanzar los 10º C. En esta última estación sucede el deshielo, pero al haber una evaporación escasa, este vapor se condensa y se forman lagos donde en escasa profundidad el suelo permanece congelado, conocido con el término permafrost.

Consecuentemente, las raíces de las plantas tiene dificultades para desarrollarse y suelen encontrarse arbustos bajos. En algunas zonas más frías la vegetación consiste solo en líquenes y musgos.

Respecto a la fauna, se puede encontrar gran variedad de insectos, también hay especies mamíferas formadas por grupos de roedores como ratones, herbívoros como los renos y carnívoros como los lobos.

Desierto

En este bioma las precipitaciones anuales son inferiores a los 250 mm y con vegetación muy escasa. Está presente en varias partes del planeta, África, Asia, Australia y Norteamérica.

Los desiertos los podemos dividir en dos grupos genéricos, los cálidos y los fríos. El mayor desierto de nuestro planeta es el Sahara y forma parte del grupo de los cálidos, es un desierto tropical que puede llegar a alcanzar 57º C. Esta calidez se debe principalmente a la latitud, los desiertos se encuentran en zonas de alta presión tropical. Otro de los motivos de la aridez de los desiertos son los vientos constantes alisios que circulan entre los trópicos.

Los desiertos considerados fríos o de latitudes medianas se caracterizan por estar alejados de los océanos y con temperaturas muy bajas en invierno.

La flora en los desiertos es escasa pero no llega a ser inexistente, siempre que el suelo no sea pobre como sería en el caso de estar formado solo por arena. Hay desiertos de rocas, de piedras y de arena. En la vegetación predominan las plantas espinosas, como los cactus. El problema principal para las plantas del desierto no es tanto cómo conseguir el agua sino cómo mantenerla, evitar que se evapore. Para ello, las plantas han desarrollado pocas hojas, pequeñas y habitualmente con espinas para evitar agresiones de los animales y así mantener el agua. Solo se puede encontrar vegetación abundante, como palmeras y arbustos, en zonas con presencia de agua, los oasis.

Para los animales del desierto la dificultad es el misma, cómo conservar el agua. La fauna más común en los desiertos son los insectos y reptiles porque están protegidos por unas camas de piel que no permite la evaporación del agua por vía cutánea. Por este mismo motivo, es muy difícil para los mamíferos vivir en este bioma, se pueden encontrar algunos ratones que solo aparecen en la superficie en busca de comida durante las noches. El animal por excelencia del desierto es el camello, un mamífero herbívoro que lleva el agua almacenada en sus jorobas y sus tejidos soportan una deshidratación extraordinaria.

Pradera y sabana

La pradera es el bioma que tiene la variedad más amplia de temperaturas y no requiere de muchas precipitaciones. Este bioma se puede dividir en praderas templadas y tropicales, o lo que es lo mismo para esta última, las sabanas.

Las praderas templadas se encuentran en zonas del interior de los continentes y sus precipitaciones varían entre 300 mm y 750 mm de media anuales. Las lluvias no difieren mucho del desierto pero la diferencia se encuentra en suelo, el cual retiene de forma muy productiva la humedad. Por tanto, las praderas templadas o estepas se encuentra en el camino entre un desierto, ya que tiene más lluvias, y un bosque, no suficiente precipitaciones para ser uno de ellos. Principalmente se ubican en grandes llanuras de Norteamérica, la pampa argentina y las estepas de África y Asia.

La vegetación que predomina son las gramíneas, girasoles, tréboles entre otros.

Los animales de las praderas pueden adaptarse bien a sus condiciones. Algunos animales característicos son mamíferos como zorros y comadrejas y aves como patos, lechuzas o colibríes.

Las sabanas tienen grandes cambios estacionales, determinados especialmente por las precipitaciones con medias anuales de 800 mm a 1.600 mm, mientras que las temperaturas oscilan entre los 20º y 30º C. Las principales sabanas se encuentran en África y algunas zonas de Australia, India y América del Sur.

Respecto a la vegetación, se encuentra árboles dispersos tipo palmeras y baobabs, arbustos y hierbas. En este bioma las plantas han desarrollado técnicas de almacenamiento de agua para las estaciones de sequía. Las raíces mantienen el agua y además son muy profundas para poder coger nutrientes del suelo.

La fauna de la sabana es variada, hay insectos como la langosta que pueden aumentar en la época húmeda, por lo que las aves encuentran un lugar donde poder alimentarse con facilidad debido a los insectos. Otro de los animales presentes en la sabana son los mamíferos como elefantes, cebras, gacelas, jirafas, leones y guepardos.

Taiga

Este bioma se ubica en la parte norte del planeta formado por Rusia, Europa, Canadá y Alaska. La gran mayoría de estos bosques limita con el bioma tundra pero con la diferencia que el primero, la taiga, presenta latitudes más bajas y un verano con temperaturas altas que consigue evitar que el suelo quede continuamente helado. De esta manera, los árboles pueden plantar sus raíces con profundidad.

La flora se caracteriza por estar formada de bosques perennifolios (hoja perenne), donde los protagonistas son los árboles como los pinos y los abetos que se mantienen verdes todo el año.

La fauna de la taiga debe adaptarse a las bajas temperaturas del invierno y por ello algunas especies son migratorias. Se encuentran muchos insectos, aves tipo el halcón, roedores como la ardilla y otros animales como el ciervo, el oso o el zorro.

Bosque caducifolio

El bioma del bosque caducifolio se encuentra en zonas con temperaturas estables, precipitaciones abundantes repartidas a lo largo del año. Las principales zonas se encuentran en oeste de Estados Unidos, Europa, Chile y Asia.

La flora está formada por mucha variedad de árboles de hoja caduca como son los castaños, avellanos y robles, entre otros. En el sotobosque también se encuentran algunas especies de plantas tipo musgo, líquenes y arbustos.

La fauna encuentra en este bioma un hábitat donde vivir debido en parte a la flora, ya que muchos animales encuentran protección y alimento en el suelo de los bosques caducifolios. Algunos de los animales que se pueden encontrar en este bioma son gran variedad de aves y mamíferos como los caprinos y ciervos. Algunas de las especies de estas zonas son migratorias y animales hibernales debido a las bajas y cambiantes temperaturas que hay en las estaciones frías.

Bosque mediterráneo

Se ubica en regiones que tocan el mar Mediterráneo pero también en otras zonas como suroeste de Australia, centro de Chile, África y California.

Se caracteriza por tener unos inviernos templados y veranos secos y con temperaturas elevadas. Las precipitaciones no son abundantes, especialmente en la estación estival.

Como consecuencia del clima, la vegetación en estas zonas se adapta para sobrevivir al árido verano, algunas plantas han desarrollado hojas gruesas y duras que limitan la pérdida de agua durante la transpiración, como las especies arbustivas y herbáceas. La flora también se ve marcada por los incendios cíclicos que sufre este bioma.

La diversidad en los animales es baja, no se encuentran gran variedad de mamíferos, destacan los insectos, aves migratorias y algunos reptiles.

Selva tropical

El bioma de la selva tropical se ubica en varias partes del mundo entre la zona del ecuador y los trópicos como Sudamérica, África, Asia y Oceanía. Destacan por sus continuas precipitaciones, elevada humedad, temperatura cálida todo el año y extraordinaria variedad de flora y fauna.

Debido a las condiciones climáticas de este ecosistema la flora tienen una gran capacidad de desarrollo. Entre la gran variedad se encuentran árboles que alcanzan los 60 metros, plantas trepadoras como las lianas que son plantas que viven encima de otras.

La selva tropical es el bioma que posee un mayor número de organismos, aún muchos desconocidos. Destacan los animales de pequeño tamaño como las ranas, los camaleones, las aves como el tucán y los loros, y especies de reptiles e insectos. Los animales de la selva de mediano y gran tamaño tienen menos presencia y muchos de los ellos viven en los árboles.

Ecosistemas acuáticos

El medio acuático se divide en dos grandes grupos: el medio marino y el medio de las aguas continentales, mayoritariamente dulces.

El medio marino es el más grande de todos los ecosistemas, cuenta con los mares y océanos y suman el 70% de la superficie del planeta Tierra. De la misma manera, la variedad de especies que habitan en él es inmensa, debido en parte a la gran profundidad de los océanos. La fauna se ha adaptado de diversas maneras con el fin de poder vivir en el extenso medio marino.

Las especies acuáticas en este medio son mucho más móviles que en las zonas terrestres y se encuentra desde pequeños organismos como el plancton hasta grandes animales como las ballenas.

Los ecosistemas de agua dulce se dividen principalmente en lagos y estanques y ríos. Los lagos y estanques son aguas quietas que sufren cambios frecuentes y se puede encontrar desde más cantidad de peces y pequeños a menos y más grandes. Los ríos son aguas que el factor principal es la corriente. Se pueden dividir en zonas de rápidos donde solo habitan especies que se han adaptado fijándose en el fondo o peces que pueden nadar a contracorriente, y en zonas lentas donde los animales pueden vivir cómodamente.