Selva

La importancia de la selva

La selva es el hábitat más fértil de la tierra, cubre el 6% de la superficie terrestre y está presente en varias partes del mundo. Se desconoce el número exacto de especies que habitan en la selva, es el lugar más inexplorado de la tierra, pero en ella se albergan más de la mitad de animales y plantas del planeta.

Las selvas tienen un papel crucial en la salud de la Tierra, es el hábitat terrestre que atrapa más dióxido carbono, libera oxígeno y ayuda a regular la temperatura. No solo son consideradas el pulmón del planeta sino que también proporcionan alimentos y medicinas naturales, científicos indican que estas últimas ayudarán a encontrar cura a enfermedades actuales.

¿Qué es la selva?

La definición estricta de selva en el diccionario es 'Terreno extenso y muy poblado de árboles'.

Su origen proviene del latín (silva) y significa ‘terreno arbolado’, se relaciona con la palabra salvaje por ser sus terrenos originariamente vírgenes y no alterados por la presencia humana.

Puede ser nombrada como selva, jungla o bosque lluvioso tropical y se caracteriza por sus bosques densos con extraordinaria biodiversidad, donde sus árboles pueden alcanzar los 60 metros. Suelen encontrarse en áreas cálidas, con altas precipitaciones y con presencia de grandes cursos de agua dulce debido a sus condiciones ambientales.

Características de la selva

El clima de la selva

El clima que predomina es el clima tropical que se encuentra entre la zona ecuatorial y los trópicos (de cáncer y de capricornio). Se caracteriza por ser cálido, húmedo y lluvioso todo el año con temperaturas que no bajan de los 18º C por lo que no se producen heladas.

Precipitaciones de la selva

Las precipitaciones oscilan entre 1500 a 2000 mm (selva templada) y los 3000. En las zonas tropicales apenas se puede diferenciar estacionalidad de lluvias porque están presentes de media durante todos lo meses del año. Las fuertes precipitaciones es uno de los principales factores de la amplísima vegetación que caracteriza los bosques tropicales. En las selvas subtropicales sí que se encuentra una diferencia estacional marcada.

Suelo de la selva

El suelo de las junglas tiene bajos niveles de nutrientes debido a las altas precipitaciones y temperaturas. Las precipitaciones generan una alta filtración de los nutrientes y las altas temperaturas causan una rápida descomposición de materia orgánica causando un suelo complicado para la agricultura. Para las especies autóctonas no es ningún inconveniente, ya que se han adaptado a los pobres nutrientes del suelo.

Tipos de selva

El ecosistema de la selva se puede clasificar según varios criterios como son la latitud, temperatura, humedad, estacionalidad y altitud. En este caso se va a agrupar de forma genérica entre selvas tropicales y selvas templadas.

Selva tropical

Actualmente cuando se habla de selva en su mayoría se hace referencia al bioma de la selva tropical. Estas junglas se ubican desde la zona ecuatorial hasta la subtropical. Destacan por una extraordinaria biodiversidad, infinita vegetación, clima cálido, temperatura entre los 18º y 29º C y numerosas precipitaciones.

El secreto de estas selvas lluviosas es la capacidad que tienen de generar precipitaciones. En las hojas se encuentran unas bacterias que son fundamentales para el desarrollo de la lluvia, y, en la selva, hay abundancia de estas bacterias. Como consecuencia, generan parte de la lluvia del planeta y son fundamentales para mantenerlo vivo.

Dentro de este grupo de selvas tropicales se ubican las selvas más conocidas como la selva Amazónica en América, la selva del Congo en África y las selvas del Sudeste Asiático y Nueva Guinea.

Selva templada

Las selvas templadas se encuentran en zonas con temperaturas más frescas y suaves, con presencia de humedad y con temperaturas que oscilan entre los 10º y 21º C. En estos bosques las precipitaciones no son tan abundantes por lo que la vegetación no llega a ser tan exuberante como en las selvas tropicales.

La flora y fauna de la selva

En las selvas se encuentra más de la mitad de flora y fauna del planeta. Además, muchas otras de las especies actuales pueden encontrar sus orígenes en ella.

Flora de la selva

Se caracteriza por su suelo húmedo y oscuro, solo el 2% de los rayos del sol llegan a alcanzarlo. Los árboles necesitan emerger de esta oscuridad para conseguir la luz, los cuales acaban dando lugar a miles de otras plantas que se viven en sus ramas. Como resultado, la selva es el lugar del planeta con más flora, lo que permite a la vez la riqueza en variedad de su fauna.

En la jungla se encuentran árboles altos y enanos, plantas, arbustos e incontables plantas pequeñas en el suelo. La variedad es enorme, hay orquídeas, lianas, palmeras, ficus, musgo, árbol de caucho, plantas jarra, entre otros millones de especies.

Fauna de la selva

Desde microorganismos hasta grandes depredadores, muchos de ellos aún desconocidos viven tanto en el subsuelo de estos paraísos naturales como en lo alto de los árboles. La selva es el ecosistema que posee más especies de todo el planeta.

Entre los animales de la selva se ecuentra gran variedad de insectos, los cuales se ven favorecidos por la abundante vegetación. Por lo general, son los animales pequeños los que tienen mayor protagonismo, como son las ranas, serpientes o ardillas, entre otros. También hay especies de mamíferos de mayor tamaño como los monos, orangutanes, elefantes o jaguares. Algunos ejemplos de aves son los loros, colibríes, tucanes y águilas.